Fran d'Esports, La salud no tiene precio

Entrenador personal, Gimnasio, Grupos reducidos, Salud, Nutrición y Fisioterapia, Marina Baixa, Villajoyosa, Alicante, La Vila Joiosa

Mejora tu calidad de vida de un modo personal, íntimo y adaptado a ti


Events & Services 4You

Estás en:  /  Inicio  /  Artículos Informativos  /  Entrenamiento del Tren Inferior y CORE a través de la Plataforma Vibratoria (EV)

Artículos Informativos: Sección Técnica

La salud no tiene precio
Entrenamiento del Tren Inferior y CORE a través de la Plataforma Vibratoria (EV)

Publicado el 12/04/2013

Es por todos conocida la importancia otorgada en la actualidad al aspecto físico de la persona. Esto contribuye a conseguir un óptimo nivel de salud, entendida ésta desde el punto de vista fisiológico y psicológico, e incluso social. Un buen aspecto físico pasa por disponer de un buen nivel de forma física, siendo la actividad física habitual y el entrenamiento son factores determinantes.

El entrenamiento vibratorio (EV) mediante plataforma es un método de activación neuromuscular utilizado para el desarrollo de la fuerza y potencia muscular en numerosos deportes. Recientemente su uso se ha generalizado a grupos de población más extensos, tales como atletas de menor nivel, personas adultas y pacientes en tratamiento clínico.

Su fundamento básico radica en una plataforma sobre la que se encuentra el sujeto, en bipedestación, y que genera vibraciones en sentido vertical. Estas vibraciones se transmiten por el cuerpo, suponiendo una notable estimulación para los receptores sensoriales, principalmente los husos neuromusculares. Las fibras aferentes de dichos husos transmiten ese estímulo a la médula, provocando la contracción refleja de las fibras extrafusales, de modo similar a como ocurre en el reflejo miotático.

 

Recientes estudios han demostrado que exposiciones breves a este tipo de tratamiento suponen un aumento agudo de la capacidad muscular del sujeto, tanto en miembros superiores (Bosco et al 1999) como inferiores (Torvinen et al, 2002 a). Sin embargo, y en contra de lo que pudiera parecer, el estímulo vibratorio no es sólo recibido por aquellos músculos en los que se aplica, sino también por los que se encuentran cerca, de manera que la activación producida es de carácter general. Por esto son de esperar adaptaciones cardiovasculares, endocrinas y metabólicas. Se ha observado cómo pequeñas aplicaciones de EV producen un aumento de la concentración plasmática de testosterona y hormona del crecimiento, junto con un descenso de la concentración plasmática de cortisol (Bosco et al, 2000), lo que se corresponde con un perfil hormonal típicamente anabólico (hipertrofia muscular). También se ha observado un aumento del consumo de oxígeno (VO2), de la frecuencia cardíaca (FC) y de la percepción subjetiva de esfuerzo (RPE), similares a las que se producen con el entrenamiento moderado de resistencia (Rittweger et al, 2001). De hecho, se ha comprobado cómo el EV produce una fatiga cardiovascular moderada, de origen muscular y neuronal (Rittweger et al, 2000).

Otros estudios se han centrado en sus efectos a largo plazo, concluyendo que el EV, y las contracciones reflejas que produce, provocan ganancias en fuerza de los músculos extensores de rodilla en mujeres desentrenadas, similares a las obtenidas con entrenamiento de resistencia de intensidad moderada (Delecluse et al, 2003). En mujeres post-menopáusicas, 6 meses de EV producen mejoras en la potencia muscular de las piernas (Russo et al, 2003), mientras que en sujetos adultos un programa de EV de 10 minutos al día durante 10 días aumenta la potencia explosiva y podría mejorar el rendimiento muscular (Bosco et al, 1998).

Sin embargo, los resultados son aún contradictorios en cuanto a los efectos a largo plazo del EV. De Ruiter et al (2003, b) observaron que un programa de 11 semanas de EV, sin carga adicional de entrenamiento, no producía aumentos en la fuerza muscular desarrollada ni en la relación fuerza muscular-altura de salto en sujetos jóvenes sanos. De manera similar, se observó que el EV no aumentaba la activación muscular alcanzada durante la producción de fuerza máxima isométrica de los extensores de rodilla ni la proporción máxima de aumento de fuerza, en estudiantes sanos no entrenados (De Ruiter et al, 2003).

Comienza a surgir de manera cada vez más clara, y gracias a estudios como los aquí citados, una notable relación de similitud entre las ganancias en el rendimiento muscular ocurridas mediante el EV y aquellas que tienen lugar tras varias semanas de entrenamiento contra resistencia. De hecho, es bastante probable que el EV produzca adaptaciones biológicas relacionadas con un efecto de potenciación neuronal, similares a las producidas con el entrenamiento de fuerza y resistencia (Torvinen et al, 2002 b).

Es también de esperar que se produzca cierta hipertrofia con el EV. Se ha constatado un aumento en el tamaño de las fibras musculares -tanto tipo I como tipo II-, inducido por el estímulo vibratorio (Necking et al, 1996). No obstante, es bien sabido que el área de sección transversal del músculo no aumenta en la misma medida en que lo hace la capacidad máxima del sujeto para generar fuerza. La activación voluntaria es un factor limitante en la producción de fuerza, y la mejora de la fuerza por unidad de sección transversal es responsable de las mejoras iniciales de fuerza (Gandera et al, 2001).

 

La lipodistrofia subcutánea, vulgarmente conocida como celulitis, es un problema estético que afecta a una amplia masa de mujeres sanas de todas las edades. Para muchas de ellas representa un importante problema estético. El tratamiento de la celulitis es complejo y uno de sus pilares es la actividad física y el entrenamiento. El EV puede constituir una forma de actividad física o, incluso entrenamiento, que puede ser efectiva en la lucha contra la celulitis.

El presente estudio tiene, como objetivo principal, comprobar cómo influye un programa de EV sobre la composición corporal de mujeres sanas de mediana edad, con especial interés en las zonas de mayor acumulación celulítica. Se pretende distinguir el posible efecto que pueda tener este tipo de tratamiento cuando se combina con las terapias comúnmente utilizadas: LPG-endermología y mesoterapia. Analizaremos, además, qué efecto puede tener este tipo de estimulación sobre la potencia muscular de las extremidades inferiores, sobre la fuerza resistencia de esos mismos miembros y sobre la capacidad coordinativa de equilibrio.

 

 

REFERENCIAS

1. Bosco C, Cardinale M, Tsarpela et al. (1998) The influence of whole body vibration on the mechanical behaviour of skeletal muscle. Biol Sport 153: 157-164.

2. Bosco C, Cardinale M, Tsarpela O. (1999) Influence of vibration on mechanical power and electromyogram activity in human arm flexor muscles. European Journal of Applied Physiology 79: 306-311.

3. Bosco C, Iacovelli M, Tsarpela O et al.(2000) Hormonal response to whole body vibration in men. European Journal of Applied Physiology 81: 449-455.

4. De Ruiter CJ, Van der Linden RM, Van der Zijden MJA et al. (2003, a) Short-term effects of whole-body vibration on maximal voluntary isometric knee extensor force and rate of force rise. Eur J Appl Physiol 88: 472-475.

5. De Ruiter CJ, Van Raak SM, Schilperoort JV, Hollander AP, de Han A. (2003, b) The effect of 11 weeks whole body vibration training on jump height contractile properties and activation of human knee extensors. Eur J Appl Physiol 90: 595-600.

6. Delecluse C, Roelants M, Verschueren S. (2003) Strength increase after whole-body vibration compared with resistance training. Medicine and Science in Sports and Exercise 35: 1033-1041.

7. Gandera SL. (2001) Spinal and supraspinal factors in human muscle fatigue. Physiol Rev 81: 1725-1789.

8. Necking LE, Ludstrom R, Lundborg G et al. (1996) Skeletal muscle change after short term vibration. Scand J Plast Reconstr Surg Hand Surg 30: 99-103.

9. Rittweger J, Beller G, Felsenberg D. (2000) Acute physiological effects of exhaustive whole-body vibration exercise in man. Clinical Physiology 20: 134-142.

10. Rittweger J, Schiessl H, Felsenberg D. (2001) Oxygen uptake during whole-body vibration exercise: comparison with squatting as a slow voluntary movement. European Journal of Applied Physiology 86: 169-173.

11. Russo CR, Lanventani F, Bandinelli S et al. (2003) High-frequency vibration training increases muscle power in postmenopausal women. Arch Phys Med Rehabil 84: 1854-1857.

12. Torvinen S, Kannus P, Sievanen H et al. (2002 b) Effect of four month vertical whole body vibration on performance and balance. Medicine and Science in Sports and Exercise 34: 1523-1528.

13. Torvinen S, Kannus P, Sievanen H et al. (2003, a) Effect of vibration exposure on muscular performance and body balance. Randomized cross over study. Clinical Physiology 22: 145-152.


Comentarios: 0 opiniones



 RSS Artículos
De: Email: Para: Email:

Destacados

Catálogos

  • Todo Trofeo
  • Iviva S.L.
  • Safe Sport ID
  • 226ers
  • Calcetines Akkua
  • Nadathlon
© frandesports.com, 2018. Todos los derechos reservados.  Enlaces de Interés  |  Nota Legal  |  Mapa de la Web  |  Contactar  |  RSS