Fran d'Esports, La salud no tiene precio

Entrenador personal, Gimnasio, Grupos reducidos, Salud, Nutrición y Fisioterapia, Marina Baixa, Villajoyosa, Alicante, La Vila Joiosa

Mejora tu calidad de vida de un modo personal, íntimo y adaptado a ti


Events & Services 4You

Estás en:  /  Inicio  /  Artículos Informativos  /  Trastornos alimentarios

Artículos Informativos: Nutrición

La salud no tiene precio
Trastornos alimentarios

Publicado el 29/10/2009

Los llamados comúnmente trastornos de la alimentación presentan una de las tasas de mortalidad más altas dentro del grupo de los trastornos mentales y son de hecho trastornos de la conducta que se tienen en relación con la alimentación, y que se conocen también como desórdenes o trastornos del comer, de la ingesta, alimenticios, de la conducta alimentaria, etc. Entre dichos trastornos (síndrome de Gourmet, trastorno nocturno de alimentación, pica, comedores compulsivos, síndrome de Prader-Willy) los más importantes, por la gravedad que conllevan, son la anorexia y la bulimia nerviosas. A estos dos últimos se suma, por su relación con la actividad física, la patología que se denomina vigorexia (obsesión en torno al culto al músculo). Se sabe relativamente poco acerca de los efectos o consecuencias a largo plazo de la bulimia o la anorexia.

La posesión de una estética corporal de carácter delgada se ha convertido para algunas mujeres, cada vez más jóvenes, y también para algunos hombres, en una especie de culto del que no pueden prescindir. Sacrifican horas enteras dedicadas al ejercicio físico para conseguir adelgazar, se someten a privaciones con dietas difíciles de cumplir y terminan desarrollando una verdadera obsesión por estar delgadas o delgados que, en algunos casos, da lugar a una enfermedad por dependencia. Eso ocurre con las anoréxicas, que pueden llegar hasta morir de hambre.

La anorexia se trata de un trastorno socio-psico-biológico de creciente trascendencia sanitaria. Podríamos añadir la progresiva trascendencia sociológica de esta conducta que afecta directamente al cuerpo, refleja un cierto tipo de vulnerabilidad individual en cuanto a personalidad y maduración, y ocurre en una familia con determinadas características previas a la aparición del trastorno, aunque para otros, no siempre es así, y sucede predominantemente en una sociedad en particular, marcada por una ética y una estética determinadas: la de priorizar la imagen externa por encima de cualquier otro valor.

La bulimia puede presentarse como un padecimiento a largo plazo, fluctuante durante muchos años, o bien como un problema de salud episódico, precipitándose en función de los eventos y crisis de la vida de quien la padece. La principal causa es la ansiedad y la preocupación excesiva por el peso corporal y el aspecto físico. Se caracteriza por episodios repetidos de ingesta excesiva seguidos de provocación del vómito, uso de laxantes, dietas exageradas y/o abuso del ejercicio para controlar el peso.

A veces el comportamiento bulímico se observa en los enfermos de anorexia nerviosa o en personas que llevan a cabo dietas exageradas, pero la bulimia, por sí misma, no produce pérdidas importantes de peso. Lo que sí produce a veces, debido a los vómitos provocados, son problemas gastrointestinales e hipopotasemias (concentraciones bajas de potasio en sangre) graves, así como lesiones en los dientes debido a la acidez de los vómitos.

La bulimia aparece sobre todo en adolescentes, especialmente en las mujeres, debido a diferentes mecanismos psicológicos; el más obvio es la respuesta a la presión social que valora la delgadez como atractivo físico, pero también por las dificultades para asumir un cuerpo sexuado.

La aparición de estas enfermedades relacionadas con la alimentación se dan especialmente en la adolescencia, entre los 14 y los 20 años, ya que es una etapa en la que el cuerpo se está desarrollando y cambiando abruptamente y la imagen mental que tenemos del propio cuerpo es más lenta que su evolución biológica. La responsabilidad de un enfermo adolescente recaiga sobre la publicidad y los medios, que muestran modelos perfectos del hombre y la mujer delgados y bellos, o sobre la misma familia, es que ambos núcleos sustentan, por así decirlo, la evolución que realiza la enfermedad en un adolescente en plena formación física y psíquica, y son a la vez quienes pueden ir erradicando la enfermedad de quienes la padecen y de la sociedad toda.

Hasta la fecha no se conocen medidas preventivas para reducir la tasa de estos trastornos alimentarios. Sin embargo, la detección e intervención tempranas pueden reducir la gravedad de los síntomas, estimular el crecimiento y el desarrollo normal del niño-a, y mejorar la calidad de vida de los jóvenes y adolescentes que tienen anorexia nerviosa. Alentar los hábitos alimenticios sanos y las actitudes razonables en cuanto al peso y la dieta puede también ser de gran ayuda.


Comentarios: 0 opiniones



 RSS Artículos
De: Email: Para: Email:

Destacados

Catálogos

  • Calcetines Akkua
  • 226ers
  • Iviva S.L.
  • Safe Sport ID
  • Todo Trofeo
  • Nadathlon
© frandesports.com, 2018. Todos los derechos reservados.  Enlaces de Interés  |  Nota Legal  |  Mapa de la Web  |  Contactar  |  RSS